Buenos Aires

Buenos Aires es una de mis ciudades preferidas en el mundo, me encanta su movimiento, la variedad gastronómica pero a la vez muy porteña que tiene, y amo por sobre todo la diversidad de gente.
Siempre me gustó eso de irme un fin de semana a Buenos Aires y más en el momento que valía mucho la pena económicamente y podía darme más gustos de los que estaba acostumbrada.
Pero mi verdadero amor por esta ciudad nació en el 2012, cuando me fui a vivir un año para estudiar Pastelería  en la escuela de Osvaldo Gross. Ahí pude sentirme una porteña más, tuve la suerte de poder trabajar como encargada de pastelería de un restaurante en Palermo que estaba en su boom y vivir con amigas, lo que me permitía salir a conocer y comer rico; Buenos Aires tiene mucho movimiento durante la semana, así que siempre encontrábamos un excusa para poder recorrer sus rincones.
Hace dos fines de semana volví después de un año sin ir y como siempre, quedé enamorada. Cambios en este año? Sí y muchos, el primero que llama la atención  y afecta en todos los rubros es el aumento de precios. Pero gastronómicamente hablando, me llamó la atención la cantidad de restaurantes nuevos que hay! Muchos locales que hace un año eran una tienda de ropa hoy tienen un horno o un fritador adentro. Acompañando la tendencia mundial, vi muchos cafés de especialidad y cervecerías.
Como es inevitable yo ya tenía mi ruta gourmet, que fui haciendo por esos lugares que siempre querés volver y algunos nuevos que quería conocer.

Acá van mis recomendaciones!!

 

Para desayunar:
Salvaje bakery (Av. Dorrego 1829), un lugar muy chiquito: habrá 20 sitios para sentarse, no más. El local es abierto y no hay puerta.
Su fuerte es la panadería con fermentación natural y lo que sorprende es la cantidad de personas que vienen a comprar panes para llevar; constantemente uno de los dueños está colocando pan caliente en los canastos y parece que no dan abasto ya que se vacían a los pocos minutos. Nosotros tuvimos la suerte de que nos pudimos sentar en una mesa larga y compartida, por lo que pudimos disfrutar del desayuno ahí mismo. El café es de especialidad y es excelente, se toman su tiempo para que además de rico este muy lindo presentado, la foto acá es infaltable! Nosotros nos acercamos al mostrador y elegimos desde ahí mismo que comer, ya que tienen sus productos exhibidos y a cual más tentador. Pedimos unos muffins salados con corazón de queso que eran increíbles, un budín de banana con chocolate único y bueno, algo que no puede faltar en un desayuno porteño  son sus medialunas de manteca, que quiero decir que eran exquisitas. Todo tenía su sabor a levadura natural, a la cual si no estas acostumbrado te va a llamar la atención. Visualmente es muy entretenido ya que todo es a la vista, la panadería está en un entrepiso y la cocina abajo junto con la cafetería y el mostrador. Para quienes nos interesa ver este proceso esta buenísimo y es muy interesante.
La buena onda se respira en todos sus rincones, y otra cosa que se puede sentir en exceso es el rock: música fuerte e imágenes o discos por varios todos lados. Un punto favorable a destacar, es que sus dueños están cocinando o atendiendo siempre.
Yo recomiendo este lugar como una parada bien gourmet y sabrosa, (no llegue a probar el brunch porque fui temprano pero dicen que es espectacular!)

Mooi (Cuba 1985), es ideal para cuando querés algo más liviano pero con mucho estilo. Este restaurante con varias sucursales en la ciudad, es creación de la cocinera Jessica Lekerman, y todos tienen un toque muy neoyorquino. Ella logró hacer una marca casi vegetariana, pero con mucho sabor, ideal para cuando querés comenzar con mucha energía o un almuerzo para seguir comiendo y caminando todo el día. Quiero resaltar su panera que es espectacular!!

Para almorzar: 
Narda comedor (Mariscal Antonio José de Sucre 664), Como ya lo dice su nombre, este restaurante es de la conocida Chef Narda Lepes, que abrió hace poco y no me iba a perder la oportunidad de conocer! El mismo está abierto  casi todo el día y aunque no queda en un barrio muy céntrico vale la pena ir. Además sobre esta manzana hay varios restaurantes, lo que es un buen plan caminar un poco y descubrirlos (está por ejemplo el del Chef Donato de Santis).
Todos conocemos la manera de cocinar de Narda, y personalmente admiro mucho su estilo, la forma de que tiene expresarse con la comida y de valorar la experiencia de comer.
Lo recomiendo ya que tiene una propuesta muy diferente, a su menú ejecutivo cada día se le asigna un color, que representa el acompañamiento del plato, uno sólo elige la proteína!!! por lo tanto te enterás de qué vas a comer recién cuando éste llega a la mesa. Nosotros elegimos esta opción y dos platos de la carta. De todos ellos debo destacar la sencillez, pero cada plato tenía un sabor intenso que se acentuaba con su forma de cocinarlo, por lo que no era necesario agregar más condimentos.
Como bien lo indica su nombre es un comedor, pero con mucho estilo, todo es blanco y en diferente sitios se ven puff con forma de vegetales. También genera curiosidad una pileta en la mitad del salón que es para lavarse las manos.
Narda siempre está presente en el salón, e incluso con muchísima disposición nos mostró toda la cocina y salas de producción. Vale la pena ir para poder apreciar la buena comida.

 

Las tardecitas de Buenos Aires, tienen ese que se yo, viste…?  y por eso para tomar el té recomiendo Pani:
Este restaurante y salón de té es una parada obligatoria cada vez que paso por Buenos Aires. Yo creo que ellos tienen la pastelería más rica e innovadora de toda Argentina y además tienen varias sucursales en la ciudad.
El lugar llama la atención por su decoración, es el típico que no podés parar de mirar porque cada rincón tiene algo diferente y llamativo.
Sus platos se destacan por el tamaño. Yo tengo dos preferidos, el club sándwich, que vendría a ser un waffle salado relleno tipo “olímpico” y la chocotorta, este postre se ve en todo Buenos Aires, pero como el de Pani no la vas a probar en ningún lado!
Los platos para el almuerzo son muy ricos también, pero ojo, recomiendo para este caso siempre compartir porque hay que dejar un lugar para el postre, irse sin algo dulce es un pecado! Recomiendo la tarta de calabaza que viene acompañada con una ensalada de repollo que es espectacular!
A cualquier Pani que vayas, siempre anda al baño, porque suelen ser muy originales y que no te sorprenda si hay fila para entrar porque es lo que suele pasar en cada puerta de este restaurante. Vale la pena esperar? Si, claro! Es un fuego.

 

No importa en la ciudad que estés, pero si sabés que existe el barrio chino, es una parada obligatoria.  En buenos aires, está en el barrio de belgrano, cerca de las vías del tren. Entré a todos los locales,  en los que tienen desde juguetes para niños,  adornos para la casas hasta cremas medicinales. Y en donde no se puede dejar de entrar es en el supermecado Casa China, sobre la calle principal del barrio, Arribeños 2173. Al entrar ya sabes que no va a ser fácil salir con las manos vacías, Tienen gran variedad de Tés, muchas pero muchas especies, frutos secos y todo tipo de aceites, un lugar ideal para veganos y muchas opciones de productos libres de gluten. Y la yapa que encontrás en cualquiera de esta tiendas del barrio, es la galleta de la fortuna, y en el ya que estamos es imposible negarse a comprar una y dejar las manos en la suerte.

 

Y siguiendo con el mundo oriental, tuve la mejor experiencia con un restó que me recomendaron: Niño Gordo, es una fusión de la comida asiática con la parrilla argentina que se encuentra en la calle Thames 1810 en Palermo. Como ya es tendencia al igual que el prestigioso restaurante TEGUI (Costa Rica 5852),  lo que encontramos al llegar es una puerta de color rojo con un pestillo de madera con forma de Buda, detrás de cual se esconde un nuevo mundo de sabores. Para entrar hay que tocar timbre y anunciarse (fundamental reservar, ya que si no, podés llegar a esperar más de una hora).
El primer salón está iluminado con lámparas chinas y la luz que da es de color rojo!! La decoración es alucinante, con la pared empapelada con la cara de un niño asiático. Más adelante se ve una parrilla con una barra enorme donde podes ver cómo preparan los platos. La sugerencia de ellos es pedir para compartir y así probar de todo!! Mis recomendaciones son las mollejas y los dumplings de pato como entrada, y como plato principal un pescado entero frito.
La originalidad de este lugar, que lo ha hecho tan conocido, va desde la presentación de los platos (el pescado que viene entero que admito que genera un poco de impresión, pero después de comenzar a comerlo se te olvida), la fusión de sabores, ya que impacta ver en un lugar muy asiático una parrilla muy argentina, la música y la vestimenta de quienes atienden que acompaña perfecto con la onda del local.  Cenar acá es una experiencia única!

 

Ir de tapas! Es en Proper (Aráoz 1676)
Igual que en Niño Gordo, al llegar a este lugar se ve una puerta que podría ser un garage, sin ningún cartel. Es la puerta de este restaurante, que antiguamente era un taller mecánico y esto se nota por dentro.
Lo ideal es ir con un grupo de amigos, ya que todas las tapas son chicas y de esta forma se puede compartir y probar de todo. Los platos son sencillos, y el lugar se destaca por hacer todo pero todo en un horno a leña, la estrella de su cocina. Intentan que cada producto se luzca por su propio sabor, tratando que las modificaciones a la hora de cocinar sean mínimas.
Hay dos platos que son imperdibles en este lugar: una carne vacuna, el corte que viene a la mesa es de un kilo, brutal verlo llegar y brutal es cortarlo de una manera tan suave esa porción.
Y de postre el super mega flan, ya un clásico de la casa, irse sin probar esto es imposible!
En Proper se respira un espíritu muy joven y con muy buena energía. No hacen reservas pero recomiendo ir temprano o con tiempo ya que suele estar siempre lleno y conseguir lugar se puede hacer un poco lento.

Ir por la mejor pizza, Siamo nel forno (Costa Rica 5886), Los argentinos tienen una tremenda conexión por una cuestión histórica con los italianos, por lo que ver una pizzería en cada cuadra no se hace algo extraño. Pero si tenemos que hablar de comer la mejor pizza al estilo bien tano, este es el lugar perfecto. No es un lugar muy barato ni informal, más bien formal, pero vale la pena ponerse lindo ya que lo que sale de ese horno a leña te traslada a las mejores pizzerías de Nápoles.
Esta raíz italiana también los hace destacarse en helados, estar en Palermo a la tarde en un día de calor, te obliga a pasar por Lucciano’s (Honduras 4881), la heladería que hace las paletas artesanales más originales y ricas, si bien tienen una oferta muy amplia y tentadora de helados, la parada por esta heladería moderna obliga a comer una paleta. Hay de varios gustos, bañadas, decoradas, hasta con animales o famosos dibujos animados. Mi sabor preferido es la de coco.

 

Para ir a tomar unos ricos tragos:
Boticario (Honduras 5207)

Está ambientado como una farmacia antigua y no podés parar de mirar cada rincón; muchos carteles, decoración y muchos frascos antiguos. La cockteleria de acá es su fuerte, tanto en sabor como en presentación! Si bien tiene una carta de cocina, es muy corta y no es su fuerte.

Ir a Buenos Aires es siempre la mejor excusa para comer rico, pasear, ir al teatro y llenarse de nuevas ideas! Tener tan cerca una ciudad que es icono mundial es un gran privilegio al cual debemos sacarle provecho! Para cualquier rubro es siempre una inspiración, y para mi una ciudad única!!!

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s